Impacto ambiental de las baterías para vehículos eléctricos

Por
David Nichols
Jul 2024
8
min
¿Las baterías de los coches eléctricos son malas para el medio ambiente? Si bien los coches totalmente eléctricos se consideran una gran solución para cambiar el rumbo del calentamiento global, lo cierto es que la extracción de los componentes de las baterías de los vehículos eléctricos tiene un gran impacto en el medio ambiente.
Carga ambiental y de vehículos eléctricos
Compartir:

¿Las baterías de los coches eléctricos son malas para el medio ambiente?

A medida que la velocidad de adopción de los vehículos eléctricos aumenta rápidamente, se abordan las preocupaciones relacionadas con la forma en que extraemos y procesamos los materiales para las baterías.

Vehículos eléctricos (EV) se han convertido en una solución general para supuestamente salvar al planeta del cambio climático. Los compradores de vehículos híbridos eléctricos (HEV) e híbridos enchufables (PHEV) buscan hacer frente a los precios cada vez más altos de la gasolina con una alternativa que ahorre combustible. Quienes compran vehículos totalmente eléctricos (BEV) buscan alejarse por completo del consumo de gasolina. Todos estos consumidores también esperan ayudar a detener la ola del cambio climático y reducir la degradación del medio ambiente. Sin embargo, las baterías de iones de litio que actualmente alimentan los coches eléctricos tienen un inconveniente devastador.

Problemas con la batería del coche eléctrico

La Agencia Internacional de Energía (AIE) nos dice que un vehículo eléctrico requiere seis veces más minerales que un vehículo a gasolina. Los paquetes de baterías de iones de litio para vehículos eléctricos están fabricados con materiales caros y, en algunos casos, tóxicos e inflamables. Los materiales primarios incluyen litio, níquel, cobalto y cobre. La extracción de estos materiales raros, sus procesos de fabricación y su eventual eliminación plantean desafíos ambientales muy reales.

Si bien el 90 por ciento de las baterías promedio de los vehículos que funcionan con gasolina se reciclan, solo el cinco por ciento de las baterías de iones de litio de los vehículos eléctricos se reciclan. Si bien el petróleo se extrae exclusivamente bajo tierra en áreas específicas, los componentes de las baterías de iones de litio se obtienen mediante la minería a cielo abierto que daña amplias áreas del medio ambiente natural. Veamos cómo se recolectan estos materiales.

El níquel es un componente importante de Baterías EV y se encuentra en las selvas tropicales de Indonesia. Se encuentra justo debajo de la capa superior del suelo y se extrae mediante un método de minería de superficie horizontal. Los efectos dañinos incluyen la eliminación de la capa superior del suelo, la degradación ambiental extrema y la deforestación. En realidad, no estamos salvando el planeta con este proceso. Dado que las selvas tropicales son los pulmones de nuestro planeta, esto perjudica el proceso de eliminación del dióxido de carbono de la atmósfera.

La minería de litio también es una de las principales culpables. Más de la mitad del litio del mundo se encuentra en Chile, Bolivia y Argentina, lo que se conoce como el «triángulo del litio». El Instituto de Investigación Energética nos dice que el litio se encuentra en las salinas de las zonas áridas y que el material tiene que extraerse de debajo de estas salinas. La extracción del litio puede tardar 18 meses mediante un proceso de evaporación que utiliza enormes cantidades de agua. Cada tonelada de litio refinado consume hasta 500 000 galones de agua. Los resultados agotan el nivel freático y contaminan el suelo.

Otro componente importante de las baterías de los coches eléctricos es el cobalto y el 70 por ciento del cobalto proviene de la República Democrática del Congo. Si bien la extracción de cobalto tiene un proceso similar al de la extracción de litio, añada a esto una lista de graves violaciones de los derechos humanos relacionadas con las condiciones de trabajo peligrosas y el trabajo infantil. El cobalto es un metal tóxico. La exposición prolongada y la inhalación del polvo de cobalto pueden provocar problemas de salud relacionados con la piel, los ojos y los pulmones.

La extracción de cobalto en el Congo involucra a trabajadores de todas las edades. De los 255 000 trabajadores actuales, más de 40 000 son niños y algunos tienen tan solo seis años. Según Amnistía Internacional, «Miles de niños extraen cobalto en la República Democrática del Congo. A pesar de los efectos potencialmente mortales para la salud de una exposición prolongada, los mineros adultos y niños trabajan sin el equipo de protección más básico». La mayoría de estas minas son propiedad de empresas chinas.

El cobre también se usa en baterías para vehículos eléctricos y la mayor parte proviene de minas a cielo abierto en Chile. Este tipo de minería tiene un impacto negativo en la capa superior del suelo, la vegetación, los hábitats de la vida silvestre y las aguas subterráneas.

El impacto de las baterías de iones de litio para automóviles

Según IHS Markit, en el año 2000, el nueve por ciento del litio producido se utilizó para baterías de vehículos eléctricos. En 2020, esta proporción aumentó al 66 por ciento y alcanzará más del 90 por ciento en 2030. Un vehículo eléctrico como el Tesla Model S contiene 63 kg de litio.

Como se mencionó anteriormente, la extracción de litio consume mucha agua. Las empresas mineras del Salar de Atacama de Chile, uno de los lugares más secos de la Tierra, utilizan el 65 por ciento del agua de la región. Además, el proceso de extracción de litio utiliza sustancias químicas tóxicas que pueden contaminar los arroyos, los cultivos y la vida silvestre, lo que contribuye a la disminución de especies en peligro de extinción, como los flamencos.

La extracción de litio también crea lo que los investigadores llaman «la sombra colonial de la electromovilidad verde». Este es el impacto que la minería de litio tiene en el medio ambiente local y en los habitantes de América Latina. La afirmación indica que la extracción de litio reproduce las desigualdades históricas entre los hemisferios norte y sur en lo que respecta al impacto en los territorios indígenas andinos.

Lithium Extraction

Minería de baterías de automóviles eléctricos: ¿qué se puede hacer?

Dos empresas están realizando esfuerzos para crear una «minería de litio verde», que utiliza energía geotérmica renovable y natural para impulsar la extracción de litio. La startup australiana Vulcan y Cornish Lithium, del Reino Unido, utilizan aguas geotérmicas para producir electricidad sin emisiones de carbono, así como calor para la extracción de litio.

A medida que la búsqueda de un futuro exclusivamente eléctrico hace que la producción de baterías pase desapercibida, el desafío consiste en hacer que la extracción de los ingredientes de los componentes sea sostenible. También debemos crear formas de reutilizar y reciclar paquetes de baterías viejos de manera que no repercuta negativamente en el planeta. Pero, ¿llegaremos demasiado tarde para cambiar el rumbo del cambio climático?

Electric Charging Stations

La desventaja de la carga de vehículos eléctricos

La adopción de vehículos totalmente eléctricos está ocurriendo en todo el mundo, pero los expertos dicen que se está produciendo con demasiada lentitud como para evitar lo peor del cambio climático. El problema no está relacionado con la compra de vehículos eléctricos por parte de los consumidores, sino más bien con el lento despliegue de la infraestructura para facilitar la recarga.

Según un estudio reciente, la tasa actual de adopción de vehículos eléctricos no tendrá un impacto notable en el cambio climático. Para que los beneficios se hagan visibles, necesitaremos aumentar el número de estaciones de carga que están disponibles para los consumidores.

Eric Hannon, socio del Center for Future Mobility de McKinsey y coautor de Mobility's Net-Zero Transition: A Look at Opportunities and Risks, nos dice: «La forma en que llegamos allí no está escrita en piedra. Francamente, avanzamos demasiado despacio. Todavía no estamos en una trayectoria que nos lleve allí».

Hannon explica que en Europa, sería necesario añadir más de 10 000 cargadores por semana para alcanzar los objetivos climáticos de 2030. Si las emisiones de carbono no comienzan a disminuir en 2025, según su investigación, el impacto de los vehículos eléctricos en el cambio climático no será suficiente para mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5 grados este siglo.

En la actualidad, los vehículos totalmente eléctricos representan el ocho por ciento de las ventas de automóviles nuevos en Europa, mientras que la venta de híbridos, híbridos enchufables y vehículos eléctricos en Estados Unidos ha alcanzado el diez por ciento. Hannon ha llegado a la conclusión de que, si bien muchas personas reconocen el problema del cambio climático y están dispuestas a optar por la electricidad, «si esperamos 10 o 15 años para empezar a pensar en ello y a actuar con seriedad, ya es demasiado tarde».

__wf_reserved_heredar

Súmate a la evolución del transporte sostenible.

Suscríbase para recibir las últimas noticias, productos y actualizaciones de GreenCars

¡Gracias! ¡Su presentación ha sido recibida!
¡Ey! Algo salió mal al enviar el formulario.